50 tardes con Roth (Arcadia)

Arcadia Roth

En el 2004, poco tiempo después de publicar un reportaje en el New Yorker sobre el antropólogo alemán Franz Boas, Claudia Roth Pierpont recibió un sobre de Connecticut que contenía un recorte de prensa relacionado con su artículo y una pequeña carta firmada por Philip Roth. La reportera había conocido fugazmente al escritor durante una fiesta dos años antes. A pesar de compartir el mismo apellido, no tenían relación alguna, así que le sorprendió la comunicación.

Pronto se enteró de que era una práctica común de uno de los eternos candidatos al Nobel por parte de Estados Unidos. Roth Pierpont le escribió de vuelta y eventualmente se convirtió en una de las primeras lectoras de los manuscritos del autor. Tras enterarse por el propio autor sobre su decisión de abandonar la ficción en el 2010, Roth Pierpont decidió trabajar en un ensayo sobre la monumental obra de su amigo. El ensayo se convirtió en un libro de alrededor de trescientas páginas que mezcla crítica literaria con reportaje, biografía y conversaciones que recuerdan a Boswell y a Johnson. El libro rescata algunas de las obras olvidadas de Roth, al tiempo que contextualiza los libros dentro de la vida del escritor.

Arcadia habló con Roth Pierpont en Nueva York sobre la personalidad de Roth, los encuentros con Primo Levi y Milan Kundera, y sobre la salida del espectro, la vida del escritor después del retiro.

¿Qué fue lo más sorprendente que aprendió acerca de Roth durante sus charlas?

Lo primero que me llamó la atención fue darme cuenta de que Roth es un hombre afectuoso, a quien le gusta escuchar a los demás, de que no era, como temía inicialmente, un hombre intimidante. Esa fue mi primera lección. Pienso que su generosidad y su disposición a hablar conmigo durante tantas horas sobre sus libros fue algo extraordinario. No podía creer mi suerte, en realidad, que él estuviera dispuesto a programar sesión tras sesión. Yo simplemente le decía: “Quiero ir y hablar un poco sobre Pastoral americana”, y él separaba un par de horas para ello. Yo llegaba a su casa con una larga lista de preguntas y hablábamos durante horas. En muchos sentidos, entonces, su disponibilidad y su generosidad me sorprendieron.

Conocía a Roth en el 2004 y aunque no nos veíamos regularmente, sí nos encontrábamos de vez en cuando. Luego decidí empezar a escribir lo que creí iba a ser un ensayo, en 2011. No sé cuántas veces nos reunimos, pero puedo decir que sin duda fueron más de cincuenta. El proyecto tardó más de dos años, así que nos veíamos a menudo, sobre todo porque él ha escrito muchos libros.

Él ya se había retirado. Ese es un hecho muy importante. El público en ese momento no sabía que Roth había dejado de escribir, pero él lo sabía y yo lo sabía. Si hubiera estado escribiendo otra novela en ese momento, nada de esto hubiera sucedido. Habría estado trabajando en algo nuevo todo el día y su mente no habría estado ahí para mí. Pero el hecho de que tuvo ese tiempo, de que él mismo sentía que había finalizado un gran ciclo, por decirlo de alguna manera, le permitió mirar atrás y ver su obra como un todo. En ese sentido tuve mucha suerte, pues estuve ahí desde el principio, mientras esos pensamientos aún estaban frescos en su mente y mientras miraba hacia atrás.

Full story in Revista Arcadia.

Author: santiagowills

Journalist, writer and reader...

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s